Noticias

Actualidad

Germán Tenderini y Vacca, el primer mártir del Cuerpo de Bomberos de Santiago

Fotos Portada Noticia

Una calle del centro de Santiago, que pasa por el lado oriente del Teatro Municipal, lleva su nombre.

Se cumple un nuevo aniversario del incendio en el Teatro Municipal, ocurrido un 8 de diciembre de 1870. Han pasado 146 años desde este siniestro, donde Germán Tenderini y Vacca, Voluntario de la 6ª Compañía, fallecía y se convertía en el primer mártir de la Institución.

  • La vida del protomártir

Germán Tenderini, nació en 1828 en Carrara, un pueblo de Toscana, Italia. Desde joven, al igual que el resto de su familia, se dedicó al negocio del trabajo en mármol. Se distinguió por su espíritu generoso y filantrópico, prestando valiosos servicios durante una epidemia de cólera.

En 1856, viajó a Chile, por razones que se desconocen, junto a su madre y su hermano Uldaricio Tenderini, llegando al puerto de Valparaíso.

Cuando llegó al país, siguió con el negocio que tenía en Italia, especializándose en la elaboración de obras de arte en mármoles importados de Carrara.

Fundó un taller-escuela para niños desvalidos donde les enseñó las técnicas de artesanía y manualidades. Tenderini entró a la masonería y fue invitado a integrarse al Logia Justicia y Libertad Nº 5.

A partir de 1858, perteneció a la 6ª Compañía de Bomberos de Valparaíso, fundada ese mismo año por otros 71 inmigrantes italianos, siendo la colectividad italiana más antigua de América del Sur. Tenderini prestó servicios a esa colectividad hasta 1862 y más tarde se radicó en Santiago.

Buscando la manera de servir, Tenderini ingresó el 13 de octubre de 1865 a la 6ª Compañía de Salvadores y Guardia de Propiedad del Cuerpo de Bomberos de Santiago. Desde el primer momento sus compañeros le tuvieron consideración y aprecio por sus virtudes.

  • La tragedia

El 8 de diciembre de 1870 comenzaron a sonar las campanas de emergencia de bomberos en la capital. El incendio se había originado en el Teatro Municipal, después de una función de la cantante lírica Carlota Patti. Los relatos cuentan que cuando el espectáculo llegó a su fin, el telón al caer rompió con sus extremos una cañería de gas de alumbrado. El personal del Teatro recorrió todo el escenario buscando el sitio exacto de la avería. Se sospecha que la llama de un farol encendió el gas acumulado. Todos los elementos que se encontraban sobre el escenario eran altamente inflamables por lo que el fuego se propagó con mucha rapidez.

Al rescate concurrieron, entre otros, el teniente Germán Tenderini y el voluntario Arturo Villarroel, pertenecientes ambos a la Compañía de Salvadores y Guardia de Propiedad. Juntos a ellos se encontraba Santos Quintanilla, empleado del Teatro, quien se había dirigido hacia el escenario intentando extinguir el foco del incendio.

Cuando el incendio fue sofocado los Voluntarios pasaron lista. El único que no respondió fue Tenderini. Su cuerpo fue encontrado calcinado dos días después entre los escombros de Teatro Municipal. Cercano a él se encontró a Quintanilla.

Había muerto el primer mártir de Bomberos de Santiago en un acto servicio.

 



Compartir esta noticia:

Comenta esta noticia: