1903

Hombres con Alma de Fuego: Johnson, Ramírez y Cato

Es el mediodía del jueves 17 de marzo de 1887, y una alarma de incendio es ordenada en la casa del Vicente Morelli, ubicada en Calle de San Miguel (hoy Avenida Ricardo Cumming), muy cerca de la Alameda de las Delicias (hoy Avenida Libertador Bernardo O’Higgins).

Unos cuántos minutos después acudía la Tercera Compañía al lugar, y con igual rapidez se armaban las mangueras, se daba colocación a la bomba de palanca y se introducían los pitones hasta el centro mismo del fuego.

Se había distribuido ordenadamente el numeroso personal que acudió al toque de la campana de alarma y colocado a cargo de uno de los pitones a tres de los más jóvenes y entusiastas Voluntarios: Luis Segundo Johnson Ulloa, Rafael Ramírez Salas y Víctor Cato Velasco.

Se había impedido el avance del fuego a las propiedades vecinas, y sólo había que apagar algunos escombros. Se retiraron las Compañías, quedando de guardia la Tercera y Octava.

Nada hacía sospechar la proximidad de una tragedia, la cual iba a terminar tranquilamente la jornada.

Una muralla se derrumbó estrepitosamente, sepultando a los tres pitoneros.

Una nube de tierra cubre la cruenta escena, y transcurren momentos que parecen siglos. Al cabo de unos eternos minutos son extraídos de entre los escombros los cuerpos de Johnson y Ramírez, y después de esta horrible y penosa tarea, se encuentra el cuerpo inmóvil y expirante de Víctor Cato.

Johnson, que al parecer es el menos herido de los tres, tiene aliento para sonreír.  Ha sufrido graves lesiones internas y fallece a las 2 y media de la madrugada del sábado 19. Ramírez apenas da señales de vida y presenta fracturas diversas, falleciendo casi a la misma hora que su compañero.

Mientras tanto, el Voluntario Cato falleció el 1 de septiembre de 1896, sobreviviendo alrededor de nueve años a la gravedad de sus heridas.

En la Sesión Extraordinaria de Directorio del martes 3 de julio de 2012, se le otorgó la calidad de Mártir de la Institución a Victor Cato Velasco, por las lesiones sufridas en dicho siniestro.

1903

OCURRIÓ EL… 19 de marzo de 2005

A las 16:26 horas del sábado 19 de marzo del 2005, el Cuerpo de Bomberos de Santiago (CBS) es despachado a una emergencia estructural en la intersección de calles Teatinos  y San Pablo, comuna de Santiago.

Se trató de una casa habitación, de tres pisos, subarrendadas por piezas que eran ocupadas por diversas familias, principalmente de nacionalidad Peruana.

Personal de Bomberos tuvo un trabajo complejo debido a la estructura del edificio y a sus constantes derrumbes, lo que obligó a realizar un ataque defensivo. 

Después de 12 horas y 59 minutos se logró el total control del incendio.

Material Mayor Concurrente : B-1, B-2, B-3, B-4, B-5, B-9, B-10, B-11, B-13, B-14, B-17, B-20, B-21, B-22, Q-6, Q-7, Q-8, Q-12, R-6, R-7, R-8, M-7, M-8, M-13, M-22, H-4, Z-2, Z-10, J-1, K-1, K-2, K-3, S-1, S-2, X-2

Información: Datos extraídos memoria CBS 2005

Colaboración: Italo Hidalgo, Voluntario 2a. Compañía.

1703

17 de Marzo de 1971: De Brigadas a Compañías

A las 19 horas del 17 de marzo de 1971, en Sesión del Directorio del Cuerpo de Bomberos de Santiago (CBS), se acordó integrar a las entonces Brigadas N° 1 “Los Nogales”, N° 2 “Cerrillos”, N° 3 “Manquehue” y N° 4 “Barnechea” como nuevas Compañías.

Se dejó constancia en el Acta, de los lemas y emblemas que cada una llevaría: “VALOR y DISCIPLINA”, “CONSTANCIA y SERVICIO”, “VALOR y SACRIFICIO” y “VALOR y FE respectivamente. Así comenzaba el trabajo de la 16ª, 17ª, 18ª y 19ª  Compañías.

Tras analizar cada caso y ver los temas reglamentarios, el Superintendente de la época, Sergio Dávila Echaurren, expresó: “El Cuerpo de Bomberos de Santiago, tiene ya bastante más de una centuria de existencia. Sin embargo, esos largos años de vida de nuestra Institución no nos han anquilosado. El hecho de que en estos mismos instantes se incorporen a la Institución como Compañías cuatro nuevas Unidades, precisamente está reflejando el espíritu de renovación que siempre ha animado a todos los Voluntarios y particularmente a este Directorio”.

Luego, la máxima autoridad de la Institución, tuvo especiales palabras para las 4 nuevas Compañías que ingresaban.

“Estoy cierto que las nuevas Compañías sabrán responder al honor que en estos mismos momentos les asigna el Directorio al dejarlas en el mismo plano que tienen las que todos Ustedes, señores Directores, representan en esta Asamblea”.

(Actas del Directorio – Archivo Histórico del CBS)

  • Breve reseña histórica

Decimosexta: El principio fundacional fue el deseo de los vecinos de la Población "Los Nogales", ubicada en el sector sur-poniente de Santiago, de formar una Compañía de Bomberos, en vista de lo lejano que estaba el cuartel más próximo, con la consiguiente demora ante cualquier emergencia que se presentara; todo lo cual dejaba muy expuestos a los pobladores y sus ligeras viviendas en caso de producirse un incendio.

Es por tal razón que la "Sociedad de Pobladores" comisionó a un grupo de vecinos que tomaran la idea y buscaran los medios y alternativas a manejar para crear una Compañía de Bomberos. Este grupo fue encabezado por don RAFAEL LÓPEZ MORALES, fundador, en conjunto con los señores PEDRO DE LA PEÑA MOSQUERA y, PEDRO ARMIJO VARGAS.

Conformada la agrupación se procedió a fundarla oficialmente el 20 de Noviembre de 1959 a las 21:30 horas, denominándose BRIGADA DE BOMBEROS "LOS NOGALES", siendo la primera como tal en formarse en el país.

Lea más en: www.decimosexta.cl

Decimoséptima: En Santiago de Chile, a 24 de Marzo de 1963, siendo las 11:35 horas, en Pasaje Cuatro # 4436 de la Población Alberto Risopatrón Barredo, se ha reunido un grupo de vecinos, con el objeto de formar y organizar una Compañía de Bomberos, que venga a cubrir a la comunidad de los riesgos de incendio y otros siniestros que pudieran ocurrir.

Su administración estará a cargo de un directorio a elegirse el 31 del presente, en su intervalo una comisión de 10 voluntarios conseguirá un local apropiado para las funciones de cuartel, se gestionará el reconocimiento del Cuerpo de Bomberos de Santiago y la proveerá de los elementos más indispensables para el combate de incendios.

Lea más en: www.17cbs.cl

Decimoctava: El Cuerpo de Bomberos de Santiago a poco tiempo de cumplir 104 años desde su fundación, asistía representado por su Comandante, Luis Decambiere Duronea, el 4to. Comandante, René Tromben Latorre y su Secretario General, René Donoso Fabregas, a una reunión convocada por un grupo de vecinos de la villa “Los Castaños”, quienes tras dos intentos fallidos, conseguían concretar una cita con las autoridades de la institución.

Esta reunión, celebrada el 1 de julio de 1967, pasara a la historia como el inicio de nuestra Brigada Nº3 “Manquehue” y posterior Decimoctava Compañía.

Dos semanas antes, Arturo Merino Ossa, presidente de la junta de vecinos de “Los Castaños”, organizó a la comunidad y entusiasmó a algunos jóvenes a trabajar para lograr este objetivo.

Lea más en: www.bomba18.cl

Decimonovena: En 1959, el Cuerpo de Bomberos de Santiago ya contaba con 15 Compañías reconocidas, ahora centenarias en su mayoría. A medida que Santiago empezó a crecer geográficamente y sus límites empezaron a extenderse el Cuerpo de Bomberos de Santiago tuvo la necesidad de incrementar la seguridad de las áreas que, debido a este avance, habían quedado desprotegidas, es así como se formaron 4 Brigadas, que con el correr de los años pasaron a ser Compañías, las que hoy en día se encuentran dentro de las 22 que conforman la Institución.

La Decimonovena Compañía no fue la excepción, ya que en 1967 la Institución comunicó en la Junta de Vecinos de San Enrique la necesidad de crear una Brigada en el sector.  La poca recepción del proyecto obligó a la Institución a probar suerte en la Junta de Vecinos de Lo Barnechea, presidida por Don Fernando Castro. En esta Junta la acogida fue mayor.  Finalmente el 1º de Octubre de 1967 se envió una carta a la Institución en la que se postulaba oficialmente como Brigada N°4.

Lea más en: www.19.cl

0903

Hombres con Alma de Fuego: Luis Aixalá Plubins

Era el domingo 9 de marzo de 1930, y el Teniente Segundo de la Décima Compañía Luis Aixalá Plubins, formaba esa mañana en las filas de la Séptima Compañía Bomba España de Valparaíso.

Ese día, la colectividad Española celebraba la llegada del Buque Escuela de la Armada Real Española “Juan Sebastián Elcano”. El puerto de Valparaíso se encontraba de fiesta., y en especial la colectividad de la Madre Patria, y por esta razón la Séptima Compañía de Bomberos de Valparaíso, realizó un ejercicio demostrativo a los Oficiales, Cadetes y Tripulación en la Avenida Francia de dicha ciudad.

Al caer la noche, ya muchos se habían retirado y en el Cuartel de la Séptima se encontraban compartiendo entre otros, el Capitán de Compañía, el Teniente 1º Santiago Ruiz, y el Teniente Aixalá.

Pronto a iniciar el retorno a Santiago, y siendo las 21 horas, se da la Alarma. Los Voluntarios de ambas Compañías, que hace minutos compartían un momento agradable, pasaron a cumplir el deber de servir.

Las órdenes se imparten, y raudos los Bomberos cumplen con su compromiso. Un pitón sube por el costado del Cerro Bellavista, pero no se distingue si son Voluntarios de la Séptima o de la Décima.

Pero la hora fatal ya no espera, y los carros del ascensor sin necesidad se ponen en marcha, por entre los rieles del ascensor se encontraban, entre otros, Luis Aixalá y el Teniente Santiago Ruiz.

Uno de los carros atropelló al Teniente Aixalá, dejándolo con heridas de muerte. El Capitán, rápidamente da las instrucciones para que sea trasladado a la Clínica Española, ubicada en la Avenida Argentina del puerto. El parte del accidente marca las 22:10 horas.

De inmediato, se comunicó a los hermanos de la Décima Compañía del CBS el lamentable accidente, y a las 23:11 horas se produce la muerte de este legionario, español de nacimiento y Chileno de Corazón.

En silencio el cortejo, resuena por las calles porteñas. El taco de las botas negras contra el pavimento, deja por siempre su nombre en el cerro Bellavista, en Valparaíso. Las antorchas encendidas, y con el respeto ganado de la ciudadanía, el cuerpo del Mártir Luis Aixalá Plubins, era transportado al cuartel, para proceder con el doloroso sepelio.

Es el primer Bombero que muere en un Acto de Servicio de Canje, demostrando que estos no son meras relaciones de cortesía entre las Compañías que los suscriben.

0503

OCURRIÓ EL… 5 de marzo de 2006

A las 16.48 horas, el Cuerpo de Bomberos de Santiago (CBS), respondió a una emergencia producida en el Edificio Diego Portales, perteneciente al Ministerio de Defensa Nacional.

La mayor concentración de fuego se produjo en el segundo piso de la estructura, por lo que el salón de plenarios N°1 quedó totalmente destruido. Según se informó, la torre del edificio no se vio perjudicada por el siniestro, solamente por el agua utilizada para extinguir las llamas.

Para facilitar el trabajo de los equipos de emergencia, se cerró el tráfico para vehículos en el tramo de la Avenida Libertador Bernardo O’Higgins donde se encuentra la edificación, lo que afectó el tráfico desde Plaza Italia hasta el cerro Santa Lucía.

Después de 05 horas y 37 minutos, se controló totalmente el incendio, donde se emplearon 9 Carros Bomba, 2 Porta escalas, 1 Carro Aljibe, 2 Carros Haz-Mat, 2 Ambulancias, 1 Carro de Investigación de Incendios, 2 Carros de Rescate, 3 Mecánicas Telescópicas y 2 Camionetas de Comandancia.

Asistieron 511 Voluntarios.

El edificio Diego Portales fue construido entre diciembre de 1971 y marzo de 1972, diseñado por los arquitectos Juan Echeñique y Miguel Lawner para albergar la Tercera Conferencia Mundial de Comercio y Desarrollo de las Naciones Unidas. Actualmente es el Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM).

Colaboración: Italo Hidalgo, Voluntario 2a. Compañía. 

0503

OCURRIÓ EL… 5 de marzo de 2008

10:28 horas. 5 de marzo de 2008. Intersección de calle Mallinkrodt y Dardignac, comuna de Providencia. La Central de Alarmas del Cuerpo de Bomberos de Santiago (CBS), despachaba un llamado estructural en la sala de teatro “San Ginés”.

La alarma de incendio fue dada por el Voluntario de la 13ª Compañía Señor Pedro Krauss, luego a las 10:39 hrs. por orden del Capitán de la 13ª se declaraba la Segunda alarma; luego a las 10:52 hrs. por orden del 4º Comandante se procedía a dar la Tercera alarma de Incendio. Finalizando a las 12:23 hrs por orden del 2º Comandante.

El siniestro consumió por completo la estructural y la columna de humo fue vista desde diferentes puntos de la comuna. El tránsito se suspendió en la calle Mallinkrodt, mientras que en Bellavista había sólo dos pistas habilitadas para el tránsito vehicular.

Este incendio duró 2 horas con 51 minutos y se emplearon 8 Carro Bomba, 3 Porta escalas, 1 snorkel, 1 Carro de rescate, 1 Carro Aljibe, 1 camioneta de comandancia, 2 ambulancias, 1 carro de comando y telecomunicaciones y 1 Carro de Investigación de Incendios.

Asistieron 204 Voluntarios del CBS.

Colaboración: Italo Hidalgo – Voluntario 2ª Compañía.

0602

Ocurrió el… 13 de febrero de 1981

En la madrugada del viernes 13 de febrero, la Central de Alarmas del Cuerpo de Bomberos de Santiago recibía el aviso de un siniestro que se había declarado en el elegante y exclusivo Club Regine´s, ubicado en Avenida Isidora Goyenechea 3275, esquina de calle Don Carlos.

El material era despachado a las 05:05 Horas, y tres minutos más tarde el Oficial a cargo ordenaba la Alarma General, concurriendo al lugar el resto de las Compañías de Primer Socorro del sector, con un total de cuatro Carros Bomba, un Carro Cisterna de apoyo, dos Carros Portaescalas, una Mecánica y vehículos de Comando y Transporte.

Al llegar el material, el incendio afectaba con fuerza al segundo y tercer piso del inmueble. En atención al especial diseño de construcción, que solo contemplaba una puerta principal de reducido tamaño en la Avenida Isidora Goyenechea, una de escape tipo caracol por la salida de calle Don Carlos y pequeñas ventanillas en el sector de la cocina en el segundo piso y hacia esa misma calle; el ataque al fuego fue difícil desde el primer instante, dada la imposibilidad de ventilar el local y sólida construcción del mismo, que lo asemejaban a un gigantesca tortuga.

El personal debía ingresar al local por las mismas vías a través de las cuales brotaba un humo denso y toxico, proveniente de la combustión de gran cantidad de sustancias sintéticas que decoraban el local. Valga destacar que gran parte de los muebles era de plástico. El foco de fuego se encontraba en el segundo piso, que solo era accesible por una estrecha escala interior.

Mientras las Compañías de Agua trataban de enfriar el interior del local, el personal de las Compañías de Escala comenzó a tratar de abrir el techo, cubierto de solidas planchas metálicas, operación que solo de materializo pasadas las 7 de la mañana, elevándose una enorme columna de humo y fuego desde el interior del tercer piso, por donde se colocaron pitones a fin de enfriar el caldeado interior.

Las operaciones de extinción terminaron a las 09:08 horas, en que el siniestro fue declarado como “BAJO CONTROL”, quedando hasta pasado el mediodía Compañías de Guardia en el lugar.

La investigación efectuada por la justicia ordinaria, determino que el siniestro había sido intencional.

3001

En la Memoria del CBS - Las Cornetas de Ordenes en Bomberos

El término corneta es un diminutivo de cuerno. El concepto alude a un instrumento de viento que es similar al clarín. Según sus características, la corneta se utiliza en diversos ámbitos.

Se trata de un instrumento musical de metal cuyo sonido, más grave que el producido por el clarín, se obtiene cuando los labios del músico vibran en la boquilla y generan un flujo de aire.

La corneta tiene su origen en la corneta de posta, también llamada trompa de posta, que nació con forma de arco y luego se volvió circular. Este instrumento se usaba para anunciar la llegada o la salida de correo. A comienzos del siglo XIX, a la corneta de posta se le añadieron pistones y así surgió la corneta contemporánea.

Los diferentes sonidos se obtienen según la presión y la posición de los labios. Estas cornetas suelen usarse en marchas y ceremonias militares.

Pero ya entrando en materia bomberil, tenemos el caso de la Primera Compañía de Bomberos de la ciudad de Angol, donde en su reglamento de fundación se lee, en su artículo 5°, lo siguiente:

…..”Tiene además la Compañía cuatro maquinistas por orden numérico; uno o más cirujanos, dos inspectores de cuentas, un cuartelero y un corneta”……..

Otro hito a destacar es el primer incendio que tuvo la Cuarta Compañía de Bomberos de Valparaíso el 20 de julio de 1865, lugar amagado calle Clave Nº 44 hora 02:30 hrs., donde se indica que por la oportuna alarma dada por el corneta de la compañía se evitó una gran desgracia.

En el acta de fundación de la Segunda Compañía de Castro, señala que una vez terminada la sesión de fundación, se levantó una suscripción entre los voluntarios, para comprar una corneta, reuniéndose en el momento una buena suma.

El primer voluntario mártir del otrora Cuerpo de Bomberos de Pisagua fue el Corneta de la Primera, Carlos Alberto Puga, quién falleció a causa del accidente ocurrido en el incendio del 18 de abril de 1899, cuando fue atropellado por el gallo que conducía a la intersección de calle Chipana con Junín.

Siguiendo con el tema, en los inicios de la Primera Compañía de Llanquihue, fundada el 04 de agosto de 1929, se indica que en sus primeros pasos solo contaban con una bomba marca GAF, la cual era guardada en el garaje del voluntario Francisco Korff ya que no tenían cuartel, y el segundo elemento con el que contaban era una corneta para alertar a los voluntarios.

  • Cuerpo de Bomberos de Santiago

Una vez “Instalado” el Directorio del Cuerpo de Bomberos de Santiago el día 28 de diciembre de 1863, se acordó examinar el Reglamento General del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso e introducir en él las modificaciones necesarias para hacerlo adaptable al de Santiago. La Segunda Compañía “Esmeralda” se estableció ese mismo día quedando inscritos los Voluntarios y Auxiliares.

En Sesión de Directorio del 9 de marzo de 1864, acordó abonar al mes a cada compañía del Cuerpo diez pesos para el puesto de Corneta, debiendo ser este gasto en lo sucesivo como “Gasto Ordinario” de cada compañía.

En tanto, en el Cuerpo de Bomberos de Santiago, se define en el Directorio en Sesión ordinaria del 5 de marzo de 1884 lo siguiente:

…..”Siempre que un cuartelero o corneta se enferme, el Capitán de la compañía a que pertenezca podrá tomar un suplente a quien le pagará sesenta centavos diarios, sin poder durar la suplencia más de un mes. Este gasto se considerará como indispensable i tendrá la tramitación de estos”…….

  • La 2ª Compañía del Cuerpo de Bomberos de Santiago

En el Reglamento de la Segunda Compañía, “Esmeralda”, del Cuerpo de Bomberos de Santiago de 1865 hasta 1885 se menciona los deberes DEL CORNETA son:

- “1° Estar Constantemente en el cuartel bajo las órdenes del Cuartelero, quien podrá darle licencia para ausentarse hasta por dos horas, dando parte al Oficial de semana en su próxima venida. Si necesitase licencia por un tiempo más largo, la pedirá al Oficial de Semana y al Capitán si excediera de un día, debiendo volver al cuartel al primer toque de alarma.

- 2° Ponerse a las órdenes del que mande la Compañía siempre que la bomba salga del cuartel.

- 3° Ayudar al Cuartelero en el desempeño de sus obligaciones y reemplazarlo en caso de ausencia”.

En Sesión Ordinaria del 19 de diciembre de 1895, La Compañía acuerda aumentar a 60 pesos el sueldo del Cuartelero y a 40 pesos el del Corneta.

En 1894, según acuerdo de compañía el señor Capitán tenía la facultad de nombrar Ayudante de Cuartelero a la misma persona que desempeñaba el puesto de Corneta.

El señor Capitán mensualmente citaba a la Compañía y a las distintas secciones (1ra, y 2da. Sección de Gallos y la Sección Bomba) a Ejercicios de Toques, Academias de Toque de Compañía y/o Academia Práctica de Toques, las que podían ser con y sin uniforme.

El Reglamento de Compañía de 1902 no menciona el puesto de Corneta, solo hace referencia al Cuartelero y Ayudante de Cuartelero, pero en el Reglamento de 1906, en el Titulo XVI, Articulo 77. Se restablece el uso de la corneta en la Compañía, adoptando los mismos toques antiguos. El articulo 79 señala que los Ayudantes del Cuartelero tendrán las obligaciones que les determine el Capitán y uno de ellos deberá ser Corneta.

El día 18 de noviembre de 1906, diez voluntarios firman un proyecto de reforma al reglamento de la Compañía, el que señala lo siguiente: “Las dificultades que se han presentado para poder restablecer el uso de la corneta en la Compañía, debido en parte a la falta de individuos que sepan tocarla, nos ha inducido a solicitar de la compañía la supresión  del Articulo 77 y de la ultima parte del Articulo 79 de nuestro reglamento.

 

Elaborado por Rodrigo Lira B. y Pedro Torti B.

Voluntarios Honorarios

2a Compañía, “Esmeralda”. 

Cuerpo de Bomberos de Santiago

2501

Hombres con Alma de Fuego: Guillermo Santaella Aros

Guillermo Santaella Aros fue un joven Bombero de la Décima Compañía, perteneciente a la Colonia Española, quien a solo nueve meses de su ingreso inmoló su vida por el servicio a la comunidad.

La madrugada del 25 de enero de 1942, tripuló la Bomba por última vez desde el Cuartel ubicado en aquel entonces en Inés de Aguilera N° 1172, en la Plaza Almagro.

Un incendio estaba declarado en la Mueblería Europea, ubicada en la intersección de Bandera y Moneda, colindante con el edificio del Diario Ilustrado. Coincidentemente, era el décimo incendio de ese año.

En esos instantes, el Capitán de la Bomba España, Jorge Cueto, junto a su Ayudante José Bustamante ingresaron al restorán El Peñón, el cual colindaba a estructura siniestrada, y se encontraron al fondo del inmueble con una pequeña discusión entre Santaella y el Voluntario Tomás Pombo quién estaba pitoneando.

El Capitán le solicitó condescendientemente al Voluntario Pombo que le diera la oportunidad al joven Bombero de pitonear a lo que él reclamó. Esto motivo a que la solicitud de Cueto se convirtiera en una orden, entregando el pitón a Santaella.

Acto seguido, Capitán y Ayudante siguieron revisando la escena del incendio y, en momentos que se alejaban por el pasillo del restorán, escucharon el estruendo provocado por el derrumbe de un grueso muro de adobe. Raudamente volvieron al lugar y se encontraron con la polvareda y los quejidos de Pombo, que también había sido víctima del derrumbe.

Aún sin disipar el ambiente, ambos Oficiales procedieron a iniciar las acciones de rescate de los Voluntarios, pero el destino del Voluntario Guillermo Santaella Aros ya estaba definido, convirtiéndose en decimosexto Mártir del CBS, y el segundo Bombero de la Décima en ofrendar su vida por la causa bomberil.

2301

Hombres con Alma de Fuego: Felipe Dawes Martindale

Era el miércoles 23 de enero de 1980, y el Voluntario Fundador de la Décimo Cuarta Compañía y Cuarto Comandante de la Institución. Felipe Dawes Martindale, se encontraba en el emblemático taller de Material Mayor del Cuerpo, ubicado en la esquina de General Mackenna y San Martín.

Al cabo de algunos minutos, la Central de Alarmas informa de una Alarma de Incendio en La Obra y Carrión, ubicadas en ese entonces en la comuna de Santiago.

De inmediato, el Cuarto Comandante tripuló el Carro de Transporte J-1 y se dirigió desde el taller hacia el lugar del siniestro, lo cual se vio truncado violentamente a minutos después. El vehículo colisionaba con el Carro Cisterna de la Segunda Compañía, Z-2, en la intersección de Gamero con la Avenida Fermín Vivaceta.

Lamentablemente y a causa del fuerte impacto, Dawes Martindale sufriría graves lesiones, falleciendo horas más tardes en el Hospital Clínico “José Joaquín Aguirre”.

Es así como el Voluntario Fundador de la 14 se convierte en el primer Mártir de su Compañía, y en el trigésimo cuarto Bombero del CBS que inmola su vida en resguardo de vidas y bienes.